EXPERIENCIAS EN EL CURSO DEL M.O.C EN LA MOREJONA

Una vez mas, este año, hemos estado en ese lugar tan privilegiado, que es la comunidad Zen Seikyuji en la Morejona, donde puedes sentir que los alimentos hechos con conciencia y amor, te nutren, y te alegran el alma. Donde la energía limpia de su dojo, facilita el trabajo, con sus ventanas al amanecer y atardecer. Les queremos dar un sentido abrazo con enorme gratitud por su hospitalidad y atención en todos los pequeños y grandes detalles.

Este año el grupo ha entrado con fluidez y facilidad en el trabajo y se ha creado un clima de interiorización y de alegría muy sanador. Para mi con esta nueva experiencia, el “movimiento orgánico consciente” se va afianzando y puliendo el trabajo, dibujándose un método de meditación sanadora, que facilita la autorregulación del organismo, mediante la sensibilización y vitalización del cuerpo.

Se han creado las condiciones que de forma muy natural, ha facilitado estados profundos de atención, relajación y armonía, permitiendo que aflore la sabiduría innata que hay en nosotros. Muchas gracias por vuestra participación y confianza.

COMPARTIENDO LA EXPERIENCIA: DOS TESTIMONIOS.

[box] “Hola Víctor, me ha gustado mucho la propuesta de poder exponer las experiencias, sobre todo después de unos días que es cuando verdaderamente desde mi punto de vista puedo poner algo de palabra. Me llegaba la sensación de haber estado con un escultor-mago, modelando toda la parte corporal para llegar a la mental con toda libertad de entrada, sin filtros mostrando su obra tal y como es o sea siendo. Allí estaba mi mente sin control sintiendo un sabor dulce, mostrándome alguna que otra imagen, aparecían sin tener para mí aparentemente ningún sentido. Cuando decías y ahora nos tumbamos solo recordaba que me había tumbado, a partir de ahí todo control desaparecía, de vez en cuando oía tu voz y hacia el intento de mover algo, me iba y volvía. Una extraña relajación habitaba en mi cuerpo llevándome a estar desconocida dentro de él. Y respecto al pensamiento semilla algo ha cambiado en mí, pues de pronto el lunes como algo caído del cielo sin más tome una decisión que nunca pensé que tomaría, sin ningún esfuerzo y esa decisión reposo en mí con descanso, el pensamiento esta relacionado con la cualidad de la humildad. Si algo tengo que resaltar del trabajo realizado añadiendo algo más de lo que he contado seria que me situé en mi centro, ese centro donde a veces no me reconozco y si lo hago no estoy cómoda porque lo que hay es lo que hay sin adornos y produce extrañez. Y una profunda sensación de relajación, de tener el cuerpo dispuesto para ser visto. Un abrazo. Gracias.”[/box]

[box] “El curso MOVIMIENTO ORGÁNICO CONSCIENTE impartido por VÍCTOR MORERA, no sólo ha cubierto ampliamente todas las expectativas sobre el mismo, sino que además ha resultado ser para mi persona una experiencia ampliamente sanadora, haciendo resonar en mi interior una impecable metodología de trabajo intenso y a la vez fluido permitiendo aunar la activación de los circuitos biomecánicos, somáticos y energéticos, aportando unas poderosas herramientas de sanación tanto a nivel físico como del alma. Así mismo conjuga de manera impecable la práctica de las asanas con la meditación, resultando ser un excelente Yoga terapéutico y de sanación integral”. Marina Mercado Hervás Voy al curso de Víctor Morera porque desde hace años escucho hablar de él muy bien, aunque nadie consigue explicarme del todo que es lo que él enseña o hace, bueno sí, yogaterapia, pero me resulta un concepto muy amplio y me picaba la curiosidad. Acudo al curso sin tener un programa del mismo, lo cual hace que vaya con una actitud abierta ante lo que me he de encontrar. Durante el curso escucho atentamente las explicaciones teóricas ( pocas pero suficientes), me resultan apasionantes y termino maravillada de la forma, actitud, conocimiento y lugar desde dónde él explica!! La experiencia en la práctica se hace díficil de explicar con palabras, de hecho creo que aunque voy a intantarlo quedará muy lejos de la bellísima experiencia. El M.O.C., que así lo llaman, consigue llevarte a un lugar lleno de sensaciones de calma, serenidad, presencia y disfrute. Mi mente buscando comparaciones, encuentra semajanzas con el Yoga Nidra; buscando explicaciones, cree que sería como un estado de conciencia colectiva. También busca recuerdos de la práctica, recuerdos que no encuentra ordenados en el tiempo, ya que éste deja de existir. En el curso también comprendo cosas sobre mi, que me revelan claridad y dan significado a mi sentir. No asisto a este curso por casualidad. He abierto una ventana que no esta en la mente, sino en el corazón; desde esa ventana se ve un camino. Sólo me queda dar las gracias por una experiencia bellísima que quisiera guardar para siempre. Un abrazo! Natalia Calvante”[/box]