Ya está en marcha el proyecto sobre las Series arquetípicas.

Este proyecto  nació  de la idea de que todos los organismos vivos tienen en su memoria la salud. A esta memoria le llamamos “arquetipos de integridad”. Los arquetipos lo podemos definir como ideas puras de manifestación, que son patrones perfectos de organización bien se trate a nivel físico, como emocional o mental y lo que pretendemos con las diferentes prácticas del yoga es activar estos arquetipos mediante técnicas (las series) que propicien estados de conciencia de autorreflexión y amplificación de los recursos propios de cada uno.

Durante más de diez años y con esta visión he propuesto a mis alumnos y pacientes ciertas prácticas de yoga, con la intención de darles elementos y herramientas para mejorar su estado de salud y promover la autogestión de la misma, de todos estos años de experiencia he ido escogiendo algunas series que por su eficacia en los resultados han sido las más significatívas.

Estás prácticas están basadas fundamentalmente en el movimiento del Prana en el interior del cuerpo, y su ejecución  ayuda a restablecer patrones rítmicos que permitan la circulación de la energía de forma armónica por todo el organismo, especialmente en el campo físico energético. Dejamos que cada profesor a través de su transmisión de las mismas le de profundidad y conectividad para que mediante la misma sea un estimulo para  que cada uno participe de manera consciente, activa y responsable en la recuperación de la salud.

La propuesta es distribuirlas entre los profesores de yoga terapéutico, como un código de trabajo abierto, donde existe el núcleo principal de la práctica pero que cada profesor debe completar y adaptar según a quien vaya dirigida.

En la actualidad están distribuidas:

la práctica que hemos llamado “el buen dormir” y que tiene como intención mejorar la calidad del sueño y el descanso

La práctica “descongestionante”. Es una práctica que aconsejamos para mitigar los efectos de las alergias  estacionales que congestionan las vías respiratorias y los ojos.

Víctor Morera