“Inhala y Dios se acerca.

Mantén la respiración, y Dios permanece contigo.

Exhala, y tu te acercas a Dios.

Mantén la exhalación, y entrégate a Dios.”

T. Krishnamacharya