Estos días he estado leyendo algunos artículos y entrevistas de yogaterapia. Al finalizar una de las entrevistas, me ha surgido la pregunta: ¿cuándo nos daremos cuenta de que lo más terapéutico es la conexión con el Alma?

Todas las prácticas propuestas en el contexto de la yogaterapia tienen que ser eficaces para lo que están diseñadas y al mismo tiempo contener en su esencia la intención de dicha conexión. Si no, ¿qué diferencia hay con otros métodos de trabajo corporal, o psicosomático?

El yogaterapeuta no tiene que olvidar que se trata de Yoga y que el objetivo es despertar el Alma que mora en cada uno de nosotros, usando, claro está, los medios más hábiles en cada situación y en  las prácticas personalizadas diseñadas para los estudiantes.

Víctor Morera