yoga y tradiciónYogaterapia

Encuentro Viniyoga Advanced Yoga Therapy en Bruselas

Por Víctor Morera

Con la intención de seguir profundizando en la yogaterapia he asistido junto con Grazia Suffriti al primer seminario de la formación Viniyoga Advanced Yoga Therapy, impartido en Bruselas, durante una semana, por Kausthub Desikachar.

El grupo de asistentes estaba formado mayoritariamente por yogaterapeutas de diferentes partes del mundo: Inglaterra, Alemania, Francia, Bélgica, Canadá, Nueva Zelanda y Estonia, reuniendo, en total, a unas veinte personas.

Las sesiones diarias se iniciaban con un canto en sánscrito relacionado con una invocación o un saludo y finalizaban con una práctica meditativa cuyo mantra estaba vinculado con el tema del día. Las  prácticas finales tenían tres ingredientes básicos: mantra, nyâsa, evocación o visualización.

El curso se inauguró con la exposición del concepto del karma entendido como un conjunto de memorias del pasado, asociándolo a la influencia de lo transgeneracional y explicando que muchas de las enfermedades pueden ser consecuencia de estas memorias.

Es lo que solemos definir (en el código que usamos en la formación de Pranamanasyoga) como «energía ancestral», muy relacionada con el primer chakra. Reflexionar sobre este tema me hizo recordar las palabras de San Juan de la Cruz: «la esperanza es la purificación de la memoria«.

Se dedicó un tiempo a exponer el porqué y el cómo, en el contexto de los Vedas, una persona – en este caso un yogaterapeuta – debería protegerse para no verse afectada por las energías muy densas de algunas personas. Para ello practicamos un ritual que consistió básicamente en repetir un mantra tocándo a la vez diferentes partes del cuerpo con la intención de fortalecer y generar un campo energético más resistente.

Otro tema a destacar fue la explicación del concepto de Paritâpa dentro del contexto del trauma. El término hace referencia a un patrón que se repite generando un círculo de retroalimentación, condicionando nuestra conducta, la cual a la vez refuerza la memoria del trauma inicial. Términos como Anuhbava, Vâsana, Samskâra y Smirti fueron explicados de forma clara, dando pie a compartir experiencias personales por parte de algunos de los asistentes. También se fue explicando de qué forma, desde la yogaterapia, se actúa con la finalidad de ir saliendo de estas dinámicas cerradas.

Hablando de la salud y del entrenamiento de un yogaterapeuta, se nombró una serie de actitudes a cultivar, como la inocencia, el no apego, la generosidad, la honestidad y la importancia de transmitir estos valores a los alumnos. La salud depende de nuestro estilo de vida y de lo que llevamos en nuestro corazón.

Por último, me gustaría mencionar la conversación que mantuvimos con una compañera del curso que trabaja como yogaterapeuta en un hospital en Inglaterra. Habló de un estudio que ha realizado durante este último año sobre la aplicación del yoga terapéutico a personas con artritis reumatoide, y que ha sido muy positivo. Una de las conclusiones referente a la metodología realizada, es que las herramientas reconocidas por los pacientes como más eficaces fueron el mantra junto con el prânâyâma.