canto védicoyoga y tradiciónYogaterapia

Aumentando el bienestar a través de … ¡el canto védico! una entrevista con Sonia Nelson

Kausthub Desikachar en Barcelona

Viernes, 15 de marzo a las 18h
Concierto de canto védico

16 y 17 de marzo
Taller :
Samantraka. Explorando el poder del mantra en asana y pranayama.

14 y 15 de marzo
Sesiones particulares de yoga terapéutico

Sonia Nelson ha sido estudiante y profesora de yoga y canto védico durante más de treinta y cinco años y ha estudiado en privado con T.K.V. Desikachar desde 1975. Como directora de Antaranga Yoga y el Vedic Chant Center en Nuevo México, Sonia enfoca su enseñanza en la educación continua y la tutoría para maestros de yoga, la aplicación de los principios y las prácticas del yoga en el contexto de la curación y el desarrollo de programas de estudio de canto védico. Es conocida y respetada como una autoridad del canto védico en los Estados Unidos. http://www.vedicchantcenter.org/

Entrevista por Evelyn Einhaeuser
Traducción: Arantxa Corrales

¿Cuándo empezaste a cantar y qué te llevó a ello?

Para responder, tengo que volver a mi infancia. Crecí en una familia judía donde mi madre y mi abuela cantaban canciones y cánticos en idish. Además, en ciertos días festivos íbamos a la sinagoga y me sentía muy atraída por el canto religioso hebreo que escuché allí. De los siete a los doce años, aprendí yiddish y hebreo como parte de mi educación cultural. Así que estaba acostumbrada a escuchar el canto en otros idiomas, aunque no siempre entendía las palabras. Finalmente, sin el apoyo de las clases formales, olvidé el 90 por ciento de lo que había aprendido, pero el sentimiento siempre me acompañó. 

En junio de 1977, fui a India por segunda vez, para estar con mi esposo, Neil, que había estado estudiando con T.K.V. Desikachar durante nueve meses. Neil tenía un casete que el sr. Desikachar había grabado para ayudarlo a cantar los Yoga Sutras. Cuando escuché este canto, supe al instante que era algo que tenía que aprender lo antes posible. Tenía quizás treinta y dos años en ese momento y la sensación de este canto me llevó directamente a la experiencia de mi infancia, aunque el idioma era totalmente diferente y el tiempo entre ambas experiencias era muy largo.

¿Puede explicar qué es adhyayanam (un término sánscrito que se usa a menudo para el estudio del canto védico) para usted?

Literalmente significa acercarse más a ti mismo. Por tanto, fundamentalmente, aprender a cantar los Vedas es una herramienta para la autoobservación o svadhyaya. En este proceso, el aprendizaje a través de una relación con un maestro juega un papel importante porque algo único sucede cuando el maestro recita y tú recibes, cuando escuchas y se te escucha. Es una experiencia muy diferente a aprender de un libro o CD. Además, cuando practicas con la intención de escuchar tu propia voz, se revela una conciencia de tu propia naturaleza, tanto externa como interna. 

A menudo, esta parte de la práctica de canto se pierde. Cuando estás aprendiendo el canto védico, hay tanto enfoque en la técnica de canto y la pronunciación correcta del sánscrito, que puedes olvidar fácilmente la importancia de escuchar tu propia voz. Pero cuando recuerdas establecer esta intención de escuchar como una prioridad en tu práctica, tu expresión, así como tu experiencia de canto cambian.

¿Es importante saber el significado de un canto?

Durante muchos, muchos años, me enseñaron a cantar sin el menor indicio de su significado y eso se dio sólo después de haber aprendido el canto. Este enfoque se encuentra en muchas culturas que se basan en la tradición oral. De esta manera, cuando se da el significado, tiene un lugar donde aterrizar dentro de mí que no es sólo mental, porque el canto existe ahora en mi cuerpo y mi respiración, así como en mi mente. 

En mi propia experiencia docente, para que algunos estudiantes aprendan a cantar, necesitan pasar por la puerta intelectual. Para otras personas, el sonido en sí podría ser más accesible. Pero incluso si la puerta se abrió a través de un proceso intelectual, para mí como profesora de estudiantes occidentales, la actividad del canto es la más alta prioridad.

¿Puedes contar algunas experiencias especiales de aprendizaje de canto con tu profesor?

En 2001, poco después del 11 de septiembre, el sr. Desikachar estaba en los Estados Unidos y tenía programado ir a Santa Fe para impartir un taller que había organizado y luego asistir a una conferencia de Yoga Journal en Colorado. Como la mayoría de los vuelos en los Estados Unidos se cancelaron en ese momento, tuvimos que conducir desde Santa Fe a una pequeña ciudad más allá de Denver, que duró más de siete horas. Después de pasar un tiempo en conversación, decidimos cantar para ocupar el tiempo. 

Usando una técnica que fomenta la memorización mediante la combinación de palabras en varias fórmulas, comenzamos a cantar muy, muy rápido. Mientras lo hacíamos, sin saberlo, presionaba más y más el acelerador. De repente, miré el velocímetro y vi que estaba conduciendo a cien millas por hora, veinticinco millas por encima del límite de velocidad. Afortunadamente, estábamos en una buena carretera sin tráfico en una parte remota de Nuevo México. Así que este es un ejemplo de cómo la velocidad con la que uno canta cambia la energía y la energía puede ser dirigida conscientemente o, como en mi caso, se hace cargo y se transfiere a otras partes del cuerpo. En ese momento, fue un momento muy divertido y nos reímos mucho. 

Pero ha habido otras circunstancias más serias cuando mi fuerte vínculo con el canto proporcionó un vehículo para que mi maestro me ayudara a enfrentar ciertos desafíos. Por ejemplo, en momentos de transición, cuando los que están cerca de mí han estado muy enfermos o han fallecido, el sr. Desikachar enseñaba o grababa cantos para que los recitara o escuchara. Y, por supuesto, los mantras que me ha dado para mi propia práctica siempre han sido y son muy especiales para mí. Aquí, me gustaría hacer la distinción entre aprender el canto védico como una disciplina y su aplicación a una variedad de situaciones. 

El uso del canto védico, así como la práctica de la recitación de mantras, ya sea para la evolución espiritual o para la aplicación en el contexto terapéutico, es una actividad muy diferente del compromiso serio de aprender el canto correcto de los Vedas. En un momento dado, el sr. Desikachar habló conmigo sobre la importancia de hacer la distinción entre aprender una disciplina y la aplicación de esa disciplina. 

También habló de la distinción entre el estudio del yoga y el estudio del canto védico y la necesidad de que ambos sean respetados como formas independientes de conocimiento, cada una de las cuales puede usarse para apoyar al otro. Por ejemplo, el asana y el pranayama se pueden usar para apoyar la habilidad de cantar y, de manera similar, las técnicas de canto védico y algunos conceptos de los Vedas se pueden aplicar para mejorar la respiración o para ayudar a enfocar la mente.

En su opinión, ¿por qué el sonido sana?

Nuestro estilo de vida moderno contribuye a los sentimientos de sobreestimulación, agitación y desconexión de la forma en que nuestro cuerpo, nuestra respiración, nuestra mente y nuestras emociones funcionan como un todo integrado. Hay algo en la producción de sonido que, si se hace con cierta intención, integra el cuerpo, la respiración, la mente y las emociones. Y ese proceso integrador es un proceso de sanación.

¿Cómo afecta el canto al bienestar? ¿Puede hablar de esto desde su propia experiencia y la de sus alumnos?

Uno de los efectos que ocurre con mayor frecuencia está relacionado con nuestra energía. Por ejemplo, pasar de un estado más deprimido a un estado donde hay más ligereza, hay más motivación y no siento que deba obligarme a estar activa. Por ello, si el bienestar significa sentirse vivo y activo y estar involucrado y comprometido en la vida, entonces el canto puede contribuir a ese estado. Al mismo tiempo, está el otro lado de la vida moderna, donde nos agitamos porque muchas direcciones nos atraen simultáneamente. 

Muchos de mis alumnos dicen que si se encuentran en un estado de agitación, todo lo que tienen que hacer es sentarse y cantar un poco y se calman. Mi maestro solía decir que el canto funciona muy rápido. Pranayama y asana son herramientas efectivas pero necesitan tiempo. Pero hay una inmediatez en el efecto del canto que lo hace único.

¿Qué tipo de enfermedades pueden abordarse bien al cantar desde su experiencia?

Hablar de problemas como el tartamudeo, problemas respiratorios como el asma, dificultades con el enfoque mental e incluso trastornos digestivos, por nombrar algunos. También incluiría algunas condiciones en el rango emocional, incluidos los efectos de procesos comunes como el duelo. Tal vez en lugar de hablar de enfermedades específicas, diría que todo lo que tenga que ver con mi incapacidad para concentrarme, mi incapacidad para expresarme, una falta de confianza y casi todo lo que tenga que ver con la función respiratoria se puede abordar mediante el canto.

¿El canto a lo largo de los años también tiene un impacto en el sistema respiratorio y en la respiración?

Sí, y puedo decir eso desde mi experiencia personal. Solía tener reacciones asmáticas alérgicas muy fuertes alrededor de los animales, aunque no era asmática en el sentido general. Y el canto realmente ayudó enormemente con eso. En la tradición de T. Krishnamacharya y T.K.V. Desikachar, cultivar una espiración completa y que funcione bien es el primer paso para trabajar con la respiración. Aquí, la belleza del canto es que se realiza en la exhalación. A veces hay que aproximarse indirectamente a la respiración. Cuando hay una restricción en el aliento y lo abordas a través de un sistema altamente estructurado como el pranayama, el aliento podría rebelarse y no cambiar de la forma que deseas. Puede ser más restringido en lugar de abierto y relajado. Pero, a través del canto, puedes trabajar con la respiración indirectamente usando diferentes técnicas que, gradualmente, fomentarán la respiración para que sea más larga y suave.

¿Cuál fue el primer mantra o canto que tuvo un profundo impacto en usted?

Cuando comencé a aprender, el primer canto con el que sentí una fuerte conexión fue un canto védico llamado Osadhayah. Fue mi primera exposición a un canto donde se usaron las fórmulas que mencioné anteriormente. Simplemente tuve la sensación de querer recitarlo una y otra vez. Y luego, por supuesto, están los cantos y mantras que uso en mi práctica de meditación. Siento una fuerte conexión con ellos porque me los dio mi profesor, quien me animó a cantar tanto en hebreo como en inglés y también a componer mis propios cantos en inglés.

¿Qué tan importante es el concepto de ritual en el canto?

Cuando utilizo el canto como parte de una práctica de meditación estructurada que incluye elementos del ritual, encuentro que la recitación de mantras con gestos físicos es extremadamente efectiva para crear un vínculo con uno mismo. Si la práctica tiene una orientación espiritual, el uso de cantos védicos o la recitación de cualquier poesía que describa y elogie a qué se está vinculando puede ser muy útil en el establecimiento de la conexión. 

Alguna forma de canto o recitación sirve como un hilo que integra los diversos aspectos de la práctica ritual. Siempre estoy buscando la utilidad esencial de una herramienta. Aunque esa herramienta puede tener su raíz en una cultura diferente a la mía, parece que hay un elemento universal en la forma en que funcionan algunas herramientas en el sistema humano, ya sea que la herramienta esté cantando, tocando, bebiendo agua, ofreciendo flores o encendiendo una vela. 

Por lo tanto, en mi enseñanza, siempre estoy buscando maneras de traducir el uso de estas herramientas tradicionales en prácticas que sean relevantes y útiles para el estudiante que tengo delante. Esto incluye adaptar los cantos de la propia cultura de un estudiante para que sean más efectivos en el contexto actual del estudiante. Así fue como el Sr. Desikachar me enseñó. La voz también puede ser una herramienta para el diagnóstico.

¿Qué puede indicar la voz de una persona?

Me gusta tener mucho cuidado al hacer esto porque a menudo es especulativo y necesita ser verificado. Cuando entramos en el campo de los diagnósticos, no es sencillo, incluso si tiene conocimiento de la teoría en la que se basa su evaluación. Al cantar, uno debe considerar que la voz de un individuo puede cambiar según las circunstancias. Veo esto en mí misma. A veces, cuando vuelvo a Santa Fe, que se encuentra a una altura de 7.000 pies y está muy seco, durante la primera semana noto que apenas tengo voz. Si la voz de un estudiante suena tensa, podría llegar a la conclusión de que tienen un problema que los estresa. Quizás es así, pero tal vez no. Tal vez solo han tenido una mala noche de sueño. Tal vez tomaron limonada antes de la clase o simplemente se están ajustando al clima. 

Tenemos que ser muy cuidadosos cuando hacemos diagnósticos y, a menos que se haga una evaluación exhaustiva antes de hacer el diagnóstico, podría ser prematuro y no preciso. Pero la especulación tiene su lugar en que puede ayudar a orientar el proceso de verificación dando una idea de qué preguntas hacer al estudiante.

Según su experiencia, ¿la forma en que alguien canta también indica algo sobre la persona?

Puede, pero de nuevo, también es situacional. La persona está siempre en un contexto. ¿Los conoce, se sienten cómodos con usted, viven en el área o vienen de algún otro lugar? Es similar a la pregunta anterior. La forma en que alguien canta puede ser una indicación de personalidad. Algunas personas son naturalmente extrovertidas y otras son tan tímidas, que a veces podemos escuchar esto en la voz. Como terapeuta o maestro de cualquier materia, la observación continua es muy importante. Evitar las suposiciones y verificar continuamente lo que observo son habilidades fundamentales para el maestro. 

Para mí, es importante mantener mis percepciones frescas. No quiero poner a mis estudiantes en cajas. Además, si tengo una actitud abierta, es más probable que los estudiantes se relajen y se revelen como son. Nuevamente, esto es algo que aprendí de mi maestro durante los momentos en que pude observarlo funcionando como yogaterapeuta. Él era tan observador y siempre encontraba algo de lo que hablar que tranquilizaría al estudiante, como los deportes o sus hijos o lo que estudiaban en la escuela. 

A menudo, como profesores o terapeutas somos un poco formales. Pero la actitud del sr. Desikachar ayudó a la gente a relajarse, y luego se abrieron.

¿Cómo se relaciona el canto con la evolución espiritual de uno?

Creo que en la medida en que la espiritualidad se relaciona con acercarse a los aspectos más sutiles de uno mismo, el canto es una herramienta muy eficiente para llevarlo en esa dirección. Esto sucede no haciendo caso omiso de los otros aspectos de su ser, sino utilizando realmente el cuerpo y la respiración y la mente y las emociones. 

Si quieres ir hacia adentro, el canto es una herramienta que puede llevarte allí y puede usarse de muchas maneras diferentes. Para mí, esta es una de las cosas más interesantes sobre el canto. La forma en que lo enseñas, la forma en que lo practicas, hay tantas variaciones. Hay muchas posibilidades. Por lo tanto, para diferentes estudiantes puedo usar el mismo canto, pero pídales que lo reciten de diferentes maneras, según su constitución y el efecto que intentemos crear.

¿Siente que su experiencia de canto ha cambiado con los años? Si es así, ¿cómo?

He trabajado mucho en la memorización. En cierto momento comencé a tener conversaciones con el sr. Desikachar sobre el canto de memoria, porque siempre nos habían enseñado con papeles primero. Algunas personas pensaron que no era posible que los estudiantes occidentales aprendieran el canto védico sin papeles. Mi sensación fue que si los cantos se dividieran en secciones más pequeñas a medida que se transmitían, los estudiantes no estarían ansiosos por su memoria y, como resultado, podrían estar más atentos. 

En Santa Fe siempre comenzamos nuestra nueva serie de clases sin papeles. Establecemos esta habilidad de escuchar porque es importante. Tienes que aprender a escuchar y también a escucharte. Mi propia escucha y discriminación evolucionaron a lo largo de los años y ha cambiado mi experiencia del canto. Otra cosa que aprendí fue aceptar cometer errores. Esta es una de las lecciones más importantes. 

Cuando descubrí que quería aprender a cantar correctamente más de lo que quería parecer perfecto, cambió toda mi relación para cometer errores como parte del proceso de aprendizaje. Cuando uno tiene esa conciencia, es mucho más fácil progresar. Luego, a medida que adquirí más habilidad para cantar, el sr. Desikachar aumentaría la velocidad. Y así aprendí a cantar más rápido. 

Cantar con otra persona o incluso en grupo puede ser una experiencia muy profunda y puede motivar a uno a aprender más. En estos momentos, la mente se limpia y las cosas que suelen ser tan importantes parecen desaparecer.  El sr. Desikachar siempre decía «Simplemente practique. Algo sucederá». 

Muchas tradiciones espirituales / religiosas usan el canto como herramienta. ¿Por qué cree que es?

Creo que la mayoría de las tradiciones espirituales tienen este componente de relación, de vincularse con algo. Y la voz humana es un vehículo fundamental para crear relaciones.

Si el canto aborda aspectos sutiles, ¿existe también la posibilidad de conectarse con los 5 elementos?

En cierto momento tuve conversaciones con mi maestro sobre cómo los cantos védicos que estábamos aprendiendo incluían mucho sobre nuestra relación con la naturaleza y la expresión del hecho de que somos parte y no estamos separados de nuestro entorno. Luego nos enfocamos en la naturaleza y las conexiones del sistema humano con elementos y partes de la naturaleza como el sol, el fuego, el agua, las diferentes direcciones, etc., y cómo estas conexiones sustentan las diferentes partes del ser humano. 

Creo que para la mayoría de los occidentales, los cantos védicos que describen estos diferentes aspectos de nuestra relación con la naturaleza son los más fáciles de relacionar conceptualmente.

Estás enseñando el canto védico en EEUU. ¿Qué cree que atrae a los estadounidenses a esta práctica védica tan tradicional?

En el nivel de la práctica, las personas se sienten atraídas hacia él porque los tonos son simples. Solo hay tres notas por lo que de esta manera el canto védico es muy accesible. Al mismo tiempo, algunas personas se sienten atraídas por esto porque no es simple y compromete a la mente en un proceso de aprendizaje complejo. 

También está el desafío de adquirir nuevos niveles de habilidad que atraigan a algunos estudiantes. Incluso si los estudiantes son inicialmente reticentes a la técnica de cantar a través de escuchar en lugar de leer, redescubrir una habilidad no utilizada y olvidada puede ser una experiencia positiva. Y luego está el misterio. Hay una cualidad esencial en el acto de cantar que no se puede explicar. Aunque podemos hablar sobre la pronunciación correcta y el efecto de ciertos sonidos o técnicas de recitación, también podemos reconocer y apreciar que hay algo más que no se puede analizar. 

Así que en el proceso de canto aprenderemos algo sobre nosotros mismos que podemos nombrar y describir, pero también, algo más de gran valor experiencial, sucederá.