Saltar al contenido

Caso práctico: problemas circulatorios y su lectura energética

Por Amalia Ledesma

Se trata te una mujer de 49 años. En febrero de 2023, después de varios meses experimentando sensaciones de incomodidad, finalmente se le manifestó una hemorroide externa. Desde el punto de vista energético, las hemorroides, siendo síntoma de un trastorno circulatorio, que se relacionan con el cuarto chakra, en este caso se manifestó en el primero. Además, los problemas de circulación en zonas infradiafragmáticas se pueden vincular con el hígado, que es el territorio del tercer chakra.

A principios de marzo, además de la hemorroide, tuvo un episodio agudo de cistitis. Aunque en el pasado había sufrido de cistitis recurrentes, había pasado más de un año y medio sin experimentar ninguna.

Tanto la hemorroide como la cistitis surgieron en un contexto en el que su padre llevaba más de un año enfermo y era completamente dependiente. Además, tiene un hermano que sufrió un ictus 6 años antes y debido a las sequelas actualmente vive en una residencia. Viviendo ella lejos de la ciudad donde se encontraban ambos, desde 2018 ha estado visitándolos cada mes durante un fin de semana para estar con ellos. En los últimos meses, la salud de su padre había empeorado, lo que había llevado a un aumento en la frecuencia de sus visitas. Pasó muchas horas haciendo compañía a su padre, sentada en los sillones con asientos de escay del hospital.

En el momento en que experimentó el episodio de hemorroides, estaba practicando las series de Muladhara (como parte del MOC «Purificar el corazón»). Cuando sufrió de cistitis, estaba practicando la serie de Svadisthana. Sentía que estas series la ayudaban a mantenerse centrada en medio de la situación que estaba viviendo, pero claramente no era suficiente.

Decidió comenzar desintoxicando su hígado con infusiones hepáticas y cuidando su alimentación para mejorar su microbiota. Además, siguió los siguientes consejos:

  • Respiración: trabajar en alargar la exhalación, practicar la técnica de sitali y trabajar con las polaridades, inhalando con retención en los pulmones llenos y exhalando con retención en los pulmones vacíos.
  • Asanas: realizar posturas invertidas suaves como dwi pada pitham y viparita karani para enfriar el organismo.
  • A nivel mental: reflexionar sobre cómo la situación de su padre y su hermano le afecta, observar cómo se siente al no vivir cerca de ellos y cuestionarse dónde se siente segura.
  • Practicar el MOC de la musculatura del miedo para la cistitis.
    Establecer hábitos diarios, como practicar ayunos intermitentes y seguir tomando infusiones hepáticas para limpiar el hígado.

La cistitis desapareció después de tres días (apoyada por un antibiótico específico para infecciones urinarias, ya que la micción estaba acompañada de sangre), y la hemorroide comenzó a mejorar significativamente después de una semana. 15 días más tarde los síntomas de picor e hinchazón desaparecieron del todo. 

Siguió practicando 1 vez a la semana el MOC del miedo y en su práctica de yoga en puso hincapié en las posturas invertidas y en el trabajo respiratorio de polaridades (retenciones después de inspirar y de espirar).