M.O.C. para los órganos

Hace años, cuando empezó el proyecto de la formación de yoga terapéutico, incluí en el programa ciertas âsanas en las que el movimiento del diafragma repercutía en  órganos diferentes. Estas prácticas facilitaban la buena relación de movilidad órgano-diafragma y tenían como objetivo mejorar la función del órgano y descongestionar las relaciones de dicho órgano con las estructura adyacentes.

Este trabajo ha estado latente durante estos años a través de muchas propuestas en las clases y prácticas, y es ahora cuando está más completo con la incorporación de técnicas del Movimiento Orgánico Consciente (MOC). Estas técnicas facilitan el trabajo corporal, le dan profundidad y también permiten adaptar el trabajo a cualquier alumno de yoga, independiente de su estado físico.  Con las dinámicas del MOC y de algunas herramientas sutiles del yoga, podemos incidir de alguna manera sobre los “ejes hormonales” y los plexos nerviosos.

El resultado es una propuesta integral, ya que atiende a la estructura, a la relación de la estructura con los órganos y a la relación de los órganos con el sistema hormonal y nervioso, para llegar a manejarlos desde las estructura sutiles del campo energético humano.

Mediante técnicas sutiles del yoga y el MOC realizamos una geometría energética en el seno del cuerpo que nos permite conectar y armonizar el sistema nervioso central y sus glándulas maestras: hipófisis, epífisis y su relación con otras glándulas y órganos.

El trabajo atiende a una primera etapa de movilización y relajación del diafragma torácico incluyendo su relación con el suelo pélvico. Este primer trabajo lleva consigo la intención y por tanto el carácter de una práctica de limpieza, ya que se moviliza la energía de âpana vâyu. Es un trabajo vigoroso y dinámico que cada profesor debe adaptar a sus alumnos.

En un segundo paso se utiliza una serie de âsanas en una dinámica concreta cuyo objetivo es facilitar la movilidad del órgano o víscera en relación al movimiento del diafragma y aflojar las posibles tensiones de las fascias implicadas.

El tercer paso es trabajar sobre los ejes hormonales y los plexos nerviosos. Esto se hace con dinámicas del MOC y empleando medios sutiles del yoga.

Esta es la secuencia que se propone:

  • relajar la nuca por su relación con el nervio neumogástrico.
  • aflojar el plexo solar y mejorar la red etérica a ese nivel.
  • descargar la cadena ganglionar simpática.
  • establecer una relación de la columna vertebral con el órgano.
  • visualizar circuitos energéticos y potenciarlos con la respiración.
  • trabajar el eje hipófisis – hipotálamo.
  • integrar el trabajo con una meditación del MOC.


Este nuevo enfoque del viejo trabajo lo realizaré por primera vez en grupo en los talleres que daré en Sevilla y Canarias próximamente. La intención es publicar los resultados de ambos talleres y compartir el seguimiento del trabajo en alumnos o profesores de yoga que realicen las prácticas.

Victor Morera

Pd: Para los próximos talleres, podéis consultar sección del MOC en la página principal de la web.