Yoga para los alumnos con escoliosis

 

Las principales claves que hay que tener en cuenta en el trabajo de yoga con los alumnos con escoliosis.

  1. Tanto el profesor como el alumno tienen que tener muy claro cómo son las curvas de la columna. Suelo aconsejar que la dibujen y que tengan la imagen delante, durante la práctica, hasta que quede interiorizada.
  2. En todos los âsanas poner énfasis en la estabilidad y el equilibrio de la pelvis, teniendo en cuenta tanto su desplazamiento lateral, como la asimetría en la posición de los ilíacos. Es fundamental enseñar al alumno a percibir el alineamiento de la pelvis.
  3. Una vez estabilizada la pelvis, y buscando la axialidad de la columna vertebral, llevar la inspiración hacia las zonas cerradas, hacia la concavidad de la curva. En la fase de la exhalación, intentar mantener las zonas cóncavas abiertas.
  4. Colocar los brazos de manera que favorezca la apertura de las zonas cerradas. Por ejemplo, sí la concavidad dorsal es a la izquierda, el brazo izquierdo se estirará y el derecho se colocará en una posición que desplace el omóplato en aducción.
  5. Para facilitar el proceso de integración de los puntos anteriores, es aconsejable trabajar con diferentes apoyos.
  6. Se recomienda el trabajo con las posturas asimétricas que favorecerán la apertura de las curvas, pero siempre habrá que incluir y finalizar con las posturas simétricas.
  7. Otras pautas para la selección de los âsanas:
    • Las rotaciones deben ser muy simples, evitando demasiada amplitud. En este movimiento el eje es esencial.
    • Proponer posturas para fortalecer y equilibrar los abdominales, los glúteos, los cuadrados lumbares y los psoas-ilíacos.
    • Procurar que la musculatura de la espalda tenga muy buen tono, es decir que sea una espalda fuerte y al mismo tiempo flexible.
    • Ayudar al alumno a percibir las diferencias entre la musculatura de las piernas para conseguir un buen equilibrio fortaleciendo las zonas débiles y estirando las acortadas.
  8. Tener en cuenta la ergonomia postural. Se trata de enseñar al alumno a darse cuenta de sus posturas cotidianas habituales y de la tendencia de “dejarse caer” hacia las zonas cerradas. En este sentido es muy importante proponer ejercicios sencillos para que pueda practicarlos en las diferentes actividades diarias.
  9. Incluir los trabajos de lateralidades del MOC® (Movimiento Orgánico Consciente ®), así como el equilibrio de los nadis ida y pingala.


Mi experiencia me ha demostrado que la combinación del yoga con la fisioterapia y la osteopatía constituyen una ayuda muy eficaz  para los jóvenes con escoliosis. El seguimiento con un fisioterapeuta para evaluar los efectos de la práctica es esencial en el caso de las personas jóvenes que están en pleno desarrollo. Para los adultos, siempre que no manifiesten dolor, serán suficiente realizar una o dos revisiones al año.

Victor Morera