Saltar al contenido

Caso práctico: acompañar la recuperción de la capacidad respiratoria

Por Dorota Gorczakowska

Práctica diseñada para acompañar un proceso de recuperción respiratoria después de una neumopatía secundaria al Covid-19.

Se trata de una mujer de 67 años, muy activa y acostumbrada al esfuerzo físico. Practica yoga, tai-chi y camina varios km al día. Después de estar en contacto cercano con una persona contagiada de Covid-19, a pesar de ser ella asintomática, “por si acaso” se hizo el test que resultó positivo. Al no tener síntomas, siguió con su vida normal.

10 días más tarde, durante una excursión por la montaña, sintió que su respiración estaba limitada y no le permitía mantener el ritmo al cual estaba acostumbrada. También notó hinchazón en ambas piernas. Alertada, acudió al médico y ante la sospecha de un posible tromboembolismo pulmonar (TEP) se le realizaron varias pruebas. Los resultados descartaron el TEP, pero en las imágenes se vieron afectaciones en diferentes zonas de los pulmones y en los bronquios, donde se observaron tapones mucosos.

Posteriormente pudo hacer la prueba de espirometría que reveló una restricción leve, lo que significa que el volumen pulmonar estaba limitado. El patrón restrictivo de la respiración puede ser causado por la pérdida de la elasticidad del propio tejido pulmonar, que por diferentes razones puede volverse más fibroso, o por la restricción en la caja torácica, sea muscular o esquelética. Es un patrón típico en el embarazo o en personas obesas, cuando el recorrido del diafragma está restringido y aparece sensación de falta del aire. Suele persistir después de las enfermedades infecciosas, como la neumonía.

En su caso fue una restricción leve que podría haber pasado casi imperceptible en las actividades normales de la vida diaria, pero se manifestaba cuando aumentaba el nivel de esfuerzo y ella quería volver a retomar sus actividad física habitual.

La práctica

La práctica que le ofrecí para acompañar este proceso de recuperación está basada en las técnicas de la rehabilitación respiratoria que se usan habitualmente. Su objetivo principal es movilizar y expandir los pulmones, facilitar el intercambio de los gases y el movimiento de las secreciones y, finalmente, crear una imagen positiva y fresca de su sistema respiratorio

1. Empieza por la toma de consciencia de las diferentes direcciones del movimiento de la caja torácica, poniendo las manos en el abdomen (movimiento del diafragma), en el lateral de las costillas, en la parte posterior del torax y debajo de las clavículas. En cada posición se detiene algunas respiraciones, llevando la atención hacia los espacios donde están las manos; la inspiración es lenta y profunda, poco a poco va permitiendo que los pulmones se llenen del aire pero sin forzar. Al final hace una pequeña pausa y exhala de forma suave, por la boca.

2. En cuadrupedia, moviliza el tronco de forma libre y fluida.

3. La propuesta siguiente es una adaptación de la técnica de la terapia respiratoria llamada EDIC (ejercicio de débito inspiratorio controlado). Tumbada de ladocon la pierna superior estirada, coloca la mano sobre las costillas. En la exhalación presiona contra la parilla costal, acompañando su descenso, y en la inspiración lentamente expande el torax llevando el brazo estirado por encima de la cabeza. La inspiración sigue las mismas pautas de antes, es lenta y profunda, con una pausa al final. Es una posición parecida a la de media luna, pero el hecho de que el suelo inmovilice el lateral inferior del tórax, permite expandir más el lado que queda libre. Se repite en ambos lados.

4. La posición en decúbito prono facilita ampliar la parte posterior del toráx. Es importante iniciar la inspiración antes de empiece el movimiento de la cabeza hacia la postura de pequeña cobra.

5. En la siguiente secuencia, las flexiones facilitan el trabajo diafragmático y el brazo levantado al final de la inspiración amplia la parte superior del torax y la zona apical de los pulmones. Se alternan los brazos con cada inspiración.

6. En la secuencia con la postura del león, empieza con la inspiración en flexión dorsal, para luego exhalar por la boca de forma vigorosa, sacando la lengua. La intención es seguir movilizando las secreciones. Las exhalaciones suaves por la boca que hizo antes ayudaron a despegar la mucosidad de la parte más profunda del arbol bronquial, y la exhalación más rápida y fuerte pretende mover el moco por los bronquios más grandes hacia «la salida» – la garganta.

7. Para terminar, vuelve a tumbarse bocabajo. Evoca la imagen de un arbol floreciendo y la proyecta a la imagen de su arbol bronquial, como si los alvéolos, que culminan la ramificación bronquial, fuesen las flores. 

7. Luego se tumba bocarriba o se sienta, pone las manos en el pecho y finaliza con una respiración relajada, como si estuviera absorbiendo el perfume de las flores que ha visualizado antes y de la primavera.

Efecto de la paráctica

Es una práctica de acompañamiento de un proceso natural de recuperación de su capacidad pulmonar. A pesar de algunas afectaciones del tejido pulmonar, no ha empeorado ni desarrollado ninguna infección. Con el tiempo ha podido ir aumentando el nivel de la actividad física sin cansarse, aunque en los esfuerzos muy extremos aun siente que aparece una ligera disnea. Lo importante es que sigue percibiendo mejoras y no ha renunciado a la actividad física intensa, a pesar de que a veces le toque bajar el ritmo y aceptar la limitación.

Además de esta práctica en la esterilla, le sugerí que haga unos ejercicios de sincronización y retención de la respiración mientras hacía senderismo y le parecieron muy útiles (basados en la técnica conocida como «la marcha afgana»).