Saltar al contenido

Recordando los retiros MOC 2023

Por Víctor Morera
Yogaterapeuta, fundador de Pranamanasyoga.

“La fuerza que une todos los elementos para ser todas las cosas es el amor, también llamado Afrodita. El amor une elementos distintos en una unidad, para convertirse en una cosa compuesta. El amor es la misma fuerza que los seres humanos encuentran en el trabajo, cada vez que sienten alegría, amor y paz. La lucha, por otro lado, es la fuerza responsable de la disolución.”
Empedocles

Un verano más, ya vamos por el cuarto, en el que hemos realizado los tres retiros del MOC.

El primero, realizado a finales de julio, el MOC 3, ha sido un encuentro lleno de alegría y amistad de amigos y amigas que durante estos años nos hemos ido encontrando y compartiendo una manera de conectar con el ser interior. Empezamos a preparar el retiro en enero, con prácticas mensuales cuya intención fue la purificación del corazón. Cada mes nos centramos en aspectos relacionados con cada uno de los chakras, y observando lo que oscurece el corazón, y sus remedios.

El retiro, este año, lo hemos realizado en un lugar precioso en la provincia de Segovia, cerca del pueblo Castillejo de Mesleón. El hilo conductor de las prácticas ha sido experimentar la quietud como actitud para conectar con la respiración y el pranayama, siguiendo el hilo conductor del MOC Prana, un MOC que está siendo muy revelador como puerta para conectar con lo somático lo energético y lo psíquico. En las lecturas de las noches conocimos a Empedocles, leyendo algunos de los fragmentos del libro Realidad, escrito por Peter Kingsley.

Este es el primer año que he abierto el retiro del MOC 1 a todas las personas interesadas en general. La intención inicial de este primer retiro es conocer y experimentar las diferentes herramientas del MOC, y explicar aspectos relacionados con la fisiología, la respiración y lo psicosomático. Ha sido una sorpresa las dinámicas hermosas y armónicas que las que se han creado y la capacidad del grupo de hacer prácticas intensas y largas. Conversamos sobre varios temas: la atención dirigida sin tensión, en las prácticas y en especial a la respiración. La importancia de la intención y su recuerdo para que lo aprendido se use en las situaciones cotidianas y sobre todo hablamos sobre la amabilidad hacia uno mismo. Se generó un ambiente alegre y de amistad que dio lugar a conversaciones, paseos por la noche y baile.

Con el grupo del MOC 2, el trabajo se ha centrado en tres aspectos: el primero en observar la relación con uno mismo, cuál es el relato y la historia que uno se cuenta, y como está se expresa en el cuerpo. He propuesto prácticas para sensibilizar cómo un pensamiento, una imagen o emoción tienen una respuesta, en la respiración y en la postura y por tanto en la actitud y en la manera de moverse. El segundo aspecto ha sido un trabajo relacionado con el el plexo solar y la zona alta de la espalda, cuello y boca. Experiencia que hemos unido siempre a la idea de que sin una buena base, apoyos de los pies, piernas vivas y la columna lumbar proyectada, no se puede liberar el diafragma, la caja torácica y el cuello. Junto con ello, hemos utilizado el esquema del MOC Prana para facilitar la conectividad y la actitud de escucha.

Teníamos todos la sensación de amigas de hace tiempo que comparten sus procesos internos en un ambiente muy respetuoso y liviano a la vez. La cena del sábado, ¡memorable!, jugamos como niños. Hacía tiempo que no reía tanto.